Naufraga la flota naviera mexicana, peligran 200 mil empleos

12.04.2017

Jaime Contreras Salcedo

La flota naviera mexicana se va a pique ante la falta de trabajo que tiene varados desde hace más de un año a más de 200 mil marinos y empleados que laboraban en 200 embarcaciones, 60 por ciento del total, alerta el líder de los empresarios del ramo, Luis Manuel Ocejo, y acota de inmediato que estos son empleos directos e indirectos, que si se busca resarcirlos urgen cambios legislativos y operativos.

Tan urgentes que reduzcan el número de barcos extranjeros que prestan servicio de cabotaje (transporte) en nuestras aguas; fortalezcan el mercado interno a través de mecanismos de equidad que propicien consolidar la soberanía; restrinjan el abanderamiento simulado con documentos que no amparan la propiedad de los barcos; impidan la flexibilización en la aplicación de requisitos legales, evitando así las limitaciones de la autoridad marítima (y las corruptelas); además del apuntalamiento del marco jurídico que limite y erradique actos ajenos, anota.

El hombre de negocios hace ver que toda esta infraestructura que hoy no opera "no son barcos viejos, sino barcos con tecnología de punta y que representan la quinta flota más grande del mundo actualmente", en cuanto al transporte de hidrocarburos a nivel global, con activos superiores a los seis mil millones de dólares que aportaban hasta finales del 2015 el uno por ciento del Producto Interno Bruto.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de Transporte Marítimo denuncia a El Sol de México que en este proceso, lamentablemente, hay corrupción, pues funcionarios menores de las secretarías de Economía y de Comunicaciones y Transportes, otorgan en forma simulada abanderamientos o arrendamientos financieros a naves foráneas para el traslado de petrolíferos hacia el mundo, sumiendo en crisis a este sector, clave en el futuro de la economía del país.

Ratifica su convicción de que si no se hacen esos cambios a la Ley de Navegación y Comercio Marítimos, artículo 11 en concreto, para que a la vez se modifique la forma de operar y se reduzcan de inmediato las ilegalidades, sancionándose penalmente a los responsables, en menos de un año "va a haber una catástrofe en lo que es la industria marina".

"A final de cuentas, asevera, la corrupción (hoy día) es la que sale a flote, porque si no se dieran ese tipo de anomalías en los abanderamientos de embarcaciones y a través del arrendamiento financiero, no tendríamos ninguna duda, no pensaríamos que puede haber corrupción. Pero al salir este asunto como está saliendo, se puede pensar que puede haber corrupción, por la Secretaría de Economía o por la SCT. Hay muchas partes involucradas", sostiene.

Interrogado en su despacho al sur de la Ciudad de México, el también ingeniero de profesión destaca con datos duros que la significativa caída de la actividad petrolera ante el desplome de los precios internacionales del petróleo, así como el ingreso de naves del exterior, también impulsadas por los ganadores de las primeras rondas a partir de la Reforma Energética, que están desplazando a las mexicanas, tienen varados en los puertos mercantes a más de 60 por ciento de los navíos locales que realizan actividades costa fuera (offshore).

A mediados del año pasado, apunta al margen, los petroprecios se empezaron a estabilizar y, por lo mismo, ya debería haber más inversión tanto de Pemex como las firmas que han ganado las rondas de la reforma, pero lamentablemente esto aún no ha
ocurrido.

SEMAR QUIERE RAPIDEZ

Por lo demás, en la Semar han sido muy receptivos; "lo que sí quieren ellos es actuar muy rápido y no quieren esperar a que estén en el proceso de aprendizaje y se pasen uno o dos años sin que haya acción. La idea que ellos tienen es de actuar inmediatamente y nosotros tenemos un punto de vista muy favorable para nosotros, para la industria". Al final, este cambio, se ufana, "va a ser benéfico para todos".

Ante una duda concreta, Luis Manuel Ocejo recala en dos direcciones en donde está ahora el centro de las dificultades de los navieros mexicanos: la General de Inversiones Extranjeras de la SE, así como la de la Marina Mercante de la SCT.

El mismo Rodríguez, frente a legisladores de todos los partidos, les pidió modificar la minuta de la Ley para el Fortalecimiento de la Marina Mercante y de la Industria Naval Mexicanas ya que los pone en desventaja frente a embarcaciones extranjeras al otorgarles los mismos beneficios que a los navieros mexicanos, en cuanto a los contratos para transportar las cargas de exportación e importación de la administración pública centralizada y paraestatal, con especial acento a los hidrocarburos.

El director general de la Cámara les señaló además que la ley crea un padrón -un Folio Especial-, donde aquellas empresas foráneas que se inscriban con barcos extranjeros recibirán el mismo trato que las embarcaciones mexicanas en materia de cabotaje, y que dicho registro "perjudica a la marina mercante en cuanto a transparencia y certeza jurídica".

-Seguramente, ingeniero, se han entrevistado con los titulares de Economía y Comunicaciones, señalándole todas estas anomalías. ¿Qué les contestan?

- Cuando hemos hablado con ellos se sorprenden mucho de la situación que se vive. Por parte de ellos siempre hay una respuesta satisfactoria (para nosotros). El problema a veces es que no bajan a los niveles a donde tienen la acción", desliza.

En Diputados, el dirigente empresarial apuesta que las soluciones se van a dar y dentro del actual periodo de sesiones. Apuesta por ello. "De esa forma creo que podremos proteger a la industria y sobre todo, solamente va a permitirse que embarcaciones mexicanas y no las empresas extranjeras las que den el servicio".

¿Los tiempos electorales no les pueden bloquear la salida, ingeniero?

-Por lo que hemos hablado con los diputados -responde de inmediato- parece ser que no. Parece porque a final de cuentas hasta que sea un hecho es cuando vamos a poderlo sacar. Creo que la cooperación que hemos tenido por parte de ellos es muy buena, y yo no quiero pensar mal de que no se va a dar.

"Es un proceso largo, no es un proceso que se va a dar fácil y sencillo, pero si se da que se suba al pleno esta iniciativa de Ley durante este periodo de sesiones, va a ser muy bueno porque tenemos que ver qué hay que activar para que se dé su aprobación directamente en el pleno", ratifica Ocejo.

Optimista irredento, Luis Manuel Ocejo ratifica que las cosas van y deben de marchar: "el panorama puede ser muy bueno, siempre y cuando se empiece a dar toda la parte que de entrada dé nuevas empresas petroleras que ganaron las rondas. Dos, que Pemex incremente su producción, que es una de las cosas que yo creo son vitales para la industria. Y si se llegan a dar esos dos eventos principales, yo creo que estaríamos hablando de otra situación completamente diferente a la que tenemos actualmente.

"Si no sucede nada de eso, las plataformas y los barcos van a tener que pararse, y por desgracia va a haber una catástrofe en lo que es la industria marina", remata el empresario.