¿Cómo han reaccionado los puertos ante disrupciones en la logística marítima?

15.06.2021

La industria del transporte marítimo de contenedores enfrenta actualmente su peor crisis operativa en la última década, derivada de una alta demanda, restricciones mundiales relacionadas con la pandemia de COVID-19, el incidente del bloqueo al canal de Suez y el rebrote del virus SARS-CoV-2 que mantiene paralizados puertos como Yantian y Shekou, en China, entre otros factores; todo esto ha devenido en puertos congestionados, retrasos en los barcos, escasez de espacios y contenedores, así como cuellos de botella en la infraestructura a nivel internacional.

Aun bajo este escenario, Carlos Urriola, presidente de Manzanillo International Terminal (MIT) de Panamá, comentó que sólo durante el primer trimestre de 2021 hay navieras que obtuvieron los mismos ingresos que recabaron durante todo 2020; pero tal suerte no ha sido la misma para los puertos, que han tenido que sortear todos estos retos con flexibilidad y buscando negocios tierra adentro para mantenerse operativos, toda vez que la competencia es más aguerrida entre operadores portuarios que entre navieras.

Agregó que actualmente existe "una gran cantidad de retos" y factores externos mundiales que afectan las operaciones portuarias, ante lo cual, la operadora SSA Marine, a la que pertenece MIT, invirtió en tecnología, flexibilizó y diversificó servicios, cuidó la ciberseguridad y medio ambiente, y buscó dar valor agregado a la carga, no sólo en Panamá, sino en todas sus terminales, esto sin descuidar a su plantilla laboral ante los riesgos de contagio por COVID-19, uno de los temas que mantiene presionada la continuidad operativa.

Durante el webinar Charlas de Puerto, organizado por el capítulo latinoamericano de la Asociación Americana de Autoridad Portuarias (AAPA por sus siglas en inglés), Leoncio Pérez, director general de Grupo CICE, abundó que cada puerto ha resentido de forma distinta las afectaciones de acuerdo con el tipo de carga y origen-destino de los servicios marítimos, algo que CICE (Veracruz-Tampico) y OCUPA (Manzanillo, México) sortearon con la diversificación logística de servicios, con almacenes tierra adentro y servicios de transporte, así como el cuidado de sus finanzas.

"Tuvimos los efectos en sí de la contingencia de salud, eso afectó, pero además en nuestro caso, tuvimos también temas que no tenían que ver con la contingencia, sino con temas de mercado, en 2019, a finales, tuvimos una reestructuración de un contrato comercial que se sumó en 2020 al tema pandemia. En tema de competencia, en el puerto de Veracruz se desarrolló la ampliación y coincidió con el inicio de operaciones de varios competidores en una situación de mercado que en vez de crecer se contrajo, eso metió presión", recordó Leoncio Pérez.

En ese sentido, enfatizó que CICE trabajaba desde antes de la pandemia en un enfoque social que incluye el medio ambiente y procesos, lo cual continuó en 2020 donde se concentró en la calidad y apoyo a la estructura de pagos de sus clientes sin descuidar la propia, comunicación eficaz, así como la implementación de medidas sanitarias para evitar contagios de COVID-19.

"Creemos que la contingencia continúa, tenemos que estar preparados para seguir reaccionando, hay una recuperación parcial que varía en algunos campos, vamos pasando a un nuevo estatus y basarnos en el aprendizaje para mejorar procesos y formas de trabajo", dijo.

A su vez, Guillermo Misiano, presidente de PTP Group, que opera terminales en la hidrovía Paraná-Paraguay, mencionó que clave de su operación recae en entender el negocio sin ver individualmente puertos y países, sino integrarlos como regiones, de tal forma que también se debe elevar la integración comercial regional, no sólo enviar las exportaciones a otros continentes o concentrarlas en países lejanos como es el caso de Estados Unidos.

En su turno, Andrés Osorio, presidente de COMPAS, operadora en Colombia, enfatizó que si bien la pandemia ha provocado afectaciones en los puertos de Latinoamérica, también la inestabilidad política ha perjudicado, como en su caso, las protestas sociales que han paralizado puertos como Buenaventura, donde opera.

"El COVID afectó a la industria y en los puertos continuamos trabajando 24/7 incluyendo los tiempos más duros de la pandemia, decrecimos 13.5% en volúmenes de carga y las zonas portuarias en Buenaventura y Barranquilla fue lo más afectado porque la importación de acero para construcción se vio un parón completo en los primeros meses de pandemia, se presentó contracción en todo el país del comercio exterior, también carbón de exportación, petróleo importado (turbosina) para aviones, exportación de banano, entre otros", detalló. Sin embargo, para 2021 dijo que no es panorama desalentador pese a los paros en Colombia.

Durante sus mensajes, especialistas coincidieron en que los puertos ya no sólo deben operar para carga y descarga de buques, sino buscar soluciones de logística cada vez más integradas. "Este negocio es cada vez más integrado, la división entre puertos, navieras, operador logístico, todo se está mezclando, debe haber una legislación que permita que este intercambio de carga sea expedito, no solo descargar el buque sino dar valor agregado y entregar en destino, los gobiernos deben ver el negocio integral", sostuvo Carlos Urriola.

Por su parte, Leoncio Pérez resaltó el tema de reforzar la inversión en infraestructura de los puertos y en brindar seguridad a las cargas, pues fuera de ellos hay condiciones que no permiten un flujo correcto. "El tema de certeza jurídica para operadores portuarios es importante, para el gobierno importante sería generar condiciones para que la economía de los países se desarrolle y en medida de eso los puertos deben ser reflejo de esa cadena", aseguró.


Fuente: GrupoT21

https://t21.com.mx/maritimo/2021/06/11/como-han-reaccionado-puertos-ante-disrupciones-logistica-maritima