Baja Ferries crece y mantiene planes de inversión pese a COVID-19

11.11.2020

El 2020 se ha convertido en uno de los años más desafiantes para las empresas y economías de todo el mundo derivado de la pandemia por COVID-19, donde si bien la palabra crisis cobró mayor auge, también lo hizo la resiliencia; y es ahí donde se sitúa Baja Ferries, el grupo logístico-naviero que, pese a un entorno complicado, mantiene sus planes de inversión con la apertura de nuevas rutas de cabotaje marítimo y avanzando en diversas certificaciones.

Como T21 lo informó, la empresa se encuentra ejecutando desde 2018 un plan de inversión que ronda los 7,200 millones de pesos (mdp) a completarse en 2023, donde se registra poco menos de 30% de avance, de acuerdo con Ariel Pozo, director general de Baja Ferries, quien comenta que, pese a la incertidumbre económica, el plan de inversión permite capitalizar la experiencia de más de 15 años de la compañía, encontrando en éste la fórmula de superar el periodo de crisis.

Bajo este escenario se puede hablar de un avance que supera los 2,000 mdp de inversión en donde destaca la adquisición del buque "México Star" por un monto de 600 mdp; la compra del "Oaxaca Star", por 100 mdp; el mantenimiento integral al "Baja Star", con 300 mdp; equipamiento terrestre por 120 mdp; y, sus 2 últimas apuestas: la apertura de una nueva ruta entre los puertos de Santa Rosalía, en Baja California Sur (BCS) y Guaymas, Sonora; así como la ruta Veracruz-Progreso (Yucatán), próximas a arrancar.

Santa Rosalía-Guaymas

Si bien la ruta Santa Rosalía-Guaymas no se encontraba en los planes originales de inversión de Baja Ferries, las pláticas con clientes que ya tiene en las rutas que opera entre Topolobampo y Mazatlán, en Sinaloa, con Pichilingue, BCS, originaron que otro de sus buques, el "Balandra Star", se destinara a esta nueva singladura, en la que la empresa invertirá inicialmente 75 mdp en activos y otros 120 mdp en gastos operativos durante los primeros meses de implementación, en tanto la ruta llega a su capacidad plena.

"En el plan de expansión que trae Baja Ferries para desarrollar el cabotaje a nivel nacional, decidimos hacer un análisis de mercado para ver si existía posibilidad de desarrollar la parte norte del estado y descubrimos que sí, hay una gran necesidad de conectividad, satisfecha en parte con las rutas de Mazatlán y Topolobampo, pero con la complejidad logística de bajar muchas veces la carga desde Hermosillo hacia Topolobampo para enviarse vía marítima y después subir unos 600 kilómetros para llegar a Santa Rosalía, en rutas que no tienen las mejores condiciones, donde no se puede circular con un full", comentó Ariel Pozo en entrevista con T21.

Abundó que esta ruta se identificó debido al potencial de crecimiento que tiene la economía regional, donde brindará la posibilidad de salida de BCS a carga mineral y agrícola, pero también de abastecerla con productos para mercados de consumo estable como Santa Rosalía, Guerrero Negro o Loreto, de tal forma que se pretende replicar el modelo que tiene Baja Ferries entre Mazatlán y Topolobampo con Pichilingue, transportando carga rodada (camiones) y pasajeros en un barco que zarpará de Guaymas entre el 29 de noviembre y el 3 de diciembre de este año.

"Nos pusimos a ver si eso mismo podía ser replicado y descubrimos que son muchos los clientes que hoy se desplazan en la vía que mencionaba por el sur (de BCS) o dando la vuelta por el norte del estado, rutas que significan de 30 a 32 horas de circulación, donde el equipo queda detenido 4 horas en condiciones de inseguridad, con pérdidas de tiempo, y vimos que el cabotaje marítimo tiene que mostrar su fortaleza y la conectividad marítima en 8 horas es una ventaja competitiva importante", enfatizó Ariel Pozo.

De este modo, Baja Ferries pretende brindar un servicio puerta a puerta a través de Transportadora Geos, el brazo de autotransporte con el que cuenta, pero, además, apoyada también en su buque "Oaxaca Star" que navega entre Manzanillo, Mazatlán y Guaymas, brindando acceso a puertos de altura a productores y empresas que desean exportar, con la posibilidad de una ruta combinada entre cabotaje y altura.

Para lograr todo esto, el reto para Baja Ferries fue encontrar el apoyo de las autoridades, toda vez que Santa Rosalía es un puerto limitado en infraestructura que debe ser adecuado para que el "Balandra Star", con 118 metros de eslora, arribe en condiciones operativas óptimas. Así, Baja Ferries desplazó una draga de la API BCS desde Pichilingue hasta Santa Rosalía, misma que estará efectuando trabajos de dragado para profundizar el canal de navegación y las cercanías al muelle de usos múltiples del puerto, aunado a la habilitación de patios de maniobras para la carga.

"Santa Rosalía tiene muy fuertes vientos de entre 30 y 40 nudos, donde cualquier maniobra que se haga fuera de lo que es el acceso al puerto es riesgosa. Se platicó con las autoridades portuarias, entendieron que hay que hacer una inversión donde la API hace 2 millones de pesos para poner en valor la infraestructura del puerto incluyendo el muelle de usos múltiples y casi 8 millones de pesos en dragado donde colaboramos como Baja Ferries para hacerlo de manera más eficiente. Aportamos en el tema de reposición de la draga al puerto con entre 500,000 y 600,000 pesos y después el resto corre por cuenta de la API", añadió Pozo.

Una vez que comience la ruta con el "Balandra Star", un transbordador con valor de 45 mdp, Baja Ferries evaluará si es necesario hacer alguna inversión adicional para elevar la capacidad para pasajeros que ahora es de 72, toda vez que también se proyecta detonar las actividades turísticas regionales; mientras que la capacidad para carga asciende a 833 metros lineales.

Veracruz-Progreso

A finales de 2019 se anunció que para el 1 de junio de 2020 la ruta de Baja Ferries entre los puertos de Veracruz y Progreso tendría su viaje inaugural, algo que no pudo suceder debido a la pandemia por COVID-19, donde se modificaron los patrones de consumo e imperó la incertidumbre, aunque esto sirvió a la empresa para modificar el servicio y ahora lo estará ofreciendo de una forma distinta a la originalmente planteada, planificando un primer viaje entre la última semana de enero y la primera de febrero de 2021. La inversión para esta ruta ronda los 900 mdp.

Durante estos meses el servicio se reconfiguró, pues con base en lo expuesto por Ariel Pozo, ya no se realizará con carga rodada, sino con contenedores, para lo cual Baja Ferries rentará 2 barcos con los que medirá la capacidad requerida (entre 700 y hasta 2,500 contenedores) para tener 2 salidas semanales, acorde a las necesidades de sus clientes, quienes observaron que la carga contenerizada tendría mayores beneficios que subiendo los camiones al barco.

"Hoy la ruta va a iniciar de Veracruz a Tuxpan, de Tuxpan a Progreso y de Progreso regresa a Veracruz, en una frecuencia de 2 viajes semanales con 2 embarcaciones que van a estar haciendo loops en estos puertos. El tema Coatzacoalcos se había analizado, pero las necesidades de los clientes fueron cambiando, las expectativas del mercado hicieron que no privara la cautela, sino analizar cuál era la mejor ventana de tiempo para ejecutar el proyecto y tomar la decisión de que en 2020, en medio de la pandemia, donde el consumo es una incertidumbre para los dueños de la carga que son los retail, hacen que nosotros tuviésemos que replantear si era el momento adecuado o no para cambiar modelos logísticos", argumentó Ariel Pozo.

Con este nuevo modelo de servicio, Baja Ferries confía en que, una vez puesto en marcha, cada vez más clientes opten por el cabotaje marítimo, en una ruta de 11 horas entre Veracruz y Tuxpan, 32 horas entre Tuxpan y Progreso y 30 horas de regreso a Veracruz, ofreciendo servicios puerta a puerta. Y esto además ante la parálisis de carga ferroviaria que representa actualmente la construcción del Tren Maya en el sureste, donde el cabotaje puede ser una opción.

"Estamos convencidos de que muchos clientes que hoy ven con cierto escepticismo la posibilidad de operar en esta ruta o que no nos ven del todo ventajosos, cuando empiecen a ver la operación recurrente y la ventaja que esto trae a nivel de ahorro, de costos de seguridad, de uso eficiente de los activos que tienen, va a hacer que presenten más atención al marítimo como alternativa", añadió Pozo.

Certificación Prime

Si bien la pandemia hizo que Baja Ferries trabajara en los últimos meses en la consecución de certificaciones como Punto Limpio o el sello de seguridad "Safe Travels", es motivo también de orgullo para la compañía el haber obtenido recientemente la Certificación Prime, bajo el Programa de Institucionalización y Gobierno Corporativo para la Emisión en el Mercado de Valores.

La Certificación Prime es impulsada por la Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB), la Bolsa Institucional de Valores (Biva), la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), Nacional Financiera (Nafin) y el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) y es otorgada a empresas que hayan mejorado sus prácticas en gobierno corporativo y fortalecido su estructura interna.

"Fue un trabajo de consolidación de 2 años y medio a la fecha. A veces no es fácil para una compañía dar este paso, cambiar de modelo de gestión. Creo que aquí ha habido por parte de los accionistas una visión de que para crecer hay que tomar riesgos y parte es ceder el control a alguien que es ajeno a la propiedad y que es una administración independiente, pero que definitivamente, superado ese paso, tiene por delante potencial enorme que hace sentido tomar ese riesgo y ese fue el caso de Prime", declaró Ariel Pozo en la entrevista.

Desde su perspectiva, la profesionalización de la práctica corporativa con órganos de administración y de asesoría que sesionan de forma permanente y con el establecimiento de actividades específicas, fue algo que tuvo recompensa cuando Baja Ferries obtuvo la certificación, siendo la única empresa en su tipo en tenerla.

"Fue algo que nos llenó de orgullo porque marca el primer paso de una historia de Baja Ferries como ya empresa corporativa que tiene la capacidad de acceder al mercado bursátil, donde todavía la definición de cómo vamos a hacerlo resta discutir, pero que nos va a permitir acceder desde una emisión de bonos hasta una posible emisión de capital, de cara a todos los proyectos que tenemos enfrente, donde cada vez estos proyectos se transforman en proyectos más intensivos en capital y que nos da fuentes de financiamiento externo que puede ser la llave para llevar a la empresa al siguiente nivel", aseguró el ejecutivo.

Fuente: Grupot21
https://t21.com.mx/maritimo/2020/11/11/baja-ferries-crece-mantiene-planes-inversion-pese-covid-19