Infraestructura energética, en progreso

26.06.2019

1999 fue el año en el que se construyó la última terminal de almacenamiento de hidrocarburos y fue hasta 2016 cuando se desarrolló la Terminal de Tapachula 2, iniciando una etapa de construcción de diversos proyectos de almacenamiento de hidrocarburos, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Energía.

Actualmente en México se desarrollan 70 proyectos de terminales de almacenamiento, lo que significa un incremento en capacidad de 45 millones de barriles (mdb). De dichos proyectos, 45 ya tienen los permisos necesarios por parte de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y de estos, 16 estarían iniciando operaciones en el año 2020, lo que generaría para ese año un aumento de capacidad de almacenamiento de 15 mdb, de acuerdo con Édgar Dávalos, Investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Entre estos proyectos destacan dos terminales de Baja California Energy Translogistics (BCET). La primera en Puebla, la cual se planea con una capacidad máxima de 200 mil barriles, de los cuales 50 mil serían en una primera etapa divididos en 30 mil barriles de gasolina regular, 10 mil de Premium y 10 mil de diésel; además de una capacidad para 30 mil barriles de turbosina.

Además de tener conectividad carretera y cuatro posiciones de descarga de este transporte, tendrá tres kilómetros de espuela y 30 descargaderas.

"Nos hace sentido conectar nuestra terminal en Puebla a través del riel con la Ciudad de México, considerando que el ferrocarril brinda más capacidad en un solo viaje. Puebla es un escalón muy importante porque el producto puede arribar por Veracruz hasta nuestra instalación en riel o carretera y de ahí al Valle de México", explicó Rafael Tejeda, Director General de BCET.

La segunda terminal de BCET tendrá ubicación en el Valle de México, y "tendrá flexibilidad en cuanto a la conectividad, ya que tiene acceso a carreteras, vías del tren y a ducto", de acuerdo con Tejeda, durante su participación en la Mesa: Infraestructura y Transporte de Hidrocarburos del Midstream Forum 2019, organizado por GrupoT21.

Por otra parte, Hydrocarbon Storage Terminal (HST), cuenta con siete proyectos. Dos en el Valle de México, uno de ellos en espera de permisos para comenzar la construcción, el segundo en espera de negociación de predios; uno en Puebla, en trámite de permisos; Veracruz, que espera liberación de predios; Guaymas, que está en espera de estudios de viabilidad para diésel y turbosina; Guadalajara, en espera de negociación de predios; u una propuesta de compra con participación mayoritaria de un proyecto en Manzanillo con salida al mar.

"La infraestructura de almacenamiento es necesaria para disminuir el precio de la molécula, ya que entre más eficiente es tu logística más puede impactar en el mercado", indicó Édgar Gutiérrez, CEO de HST.

En tanto, en el puerto de Tuxpan se preparan tres instalaciones más. La primera, de acuerdo con Marcial Guzmán, Director de la Administración Portuaria Integral Tuxpan, es la Terminal Itzoil, la cual planea iniciar operaciones en el último trimestre del año en curso y prevé una inversión de tres mil 800 millones de pesos (mdp) en una primera etapa, con cuatro tanques de almacenamiento. En una segunda fase se invertirán 17 mil 500 mdp en la construcción de ductos y estará lista en el segundo semestre de 2020.

Tuxpan Port Terminals, tendrá una inversión de cuatro mil 200 mdp, y entre sus clientes tendrá a Repsol y Total.

Terminales Marítimas Transunisa tendrá una inversión de 85 mdp en recinto portuario y 850 en área colindante, entre sus clientes tendrá a BP, e iniciará operaciones en el primer semestre de 2021.


Fuente: GrupoT21
https://t21.com.mx/logistica/2019/06/26/infraestructura-energetica-progreso