Capitanías, ¿instrumentos políticos?

14.12.2018

El almirante José Rafael Ojeda Durán, Secretario de Marina es un hombre de la Marina no preocupado por los temas políticos. ¿Se acuerdan de la reforma legal que se realizó en diciembre de 2016 para trasladar las funciones de las Capitanías de Puerto, así como la inspección y matrícular embarcaciones como mexicanas, entre otras funciones, de la SCT a la Semar, por temas de seguridad nacional? Pues les podemos decir que, más tarde que temprano, las capitanías regresarán a la SCT.

En el sexenio de EPN se militarizaron las Capitanías de Puertos, tal cual como en la Venezuela de Nicolás Maduro. Mientras que en el sexenio de AMLO echarán abajo esta terquedad y se regresará a las prácticas de EU, o cualquier país de la OCDE, donde NO hay ni puertos ni autoridades de Marina mercante militarizados. En su momento, el secretario Vidal Soberón, de la mano de su oficial mayor Vergara, no quisieron escuchar a nadie ni tampoco entender que las funciones realizadas por las Capitanías de Puerto no están enfocadas a la salvaguarda de la seguridad nacional, sino que corresponden a las de una autoridad técnico-administrativa.

Así pues, a año y medio de su implementación, la operación de los diversos asuntos del sector marítimo-portuario ha demostrado que la reforma fue un error. ¿La razón? Porque, por ejemplo, la autoridad marítima mercante está dividida entre dos dependencias y para los integrantes del sector no es posible discernir cuáles son las competencias entre ambas secretarías, porque NO hay claridad en ello. Peor aún, este mismo problema afecta la representación de nuestro país ante los organismos internacionales, como la Organización Marítima Internacional. Y súmele que cada secretaría trabaja bajo diferentes criterios: por un lado, la SCT aplica los principios de celeridad, economía y buena fe en sus trámites; pero por el otro, la Semar aplica principios en los que predomina el centralismo y la superioridad jerárquica para la toma de decisiones. En resumen, ya no hay necesidad alguna en mantener con calzador las capitanías en la Semar, la cual fue, sin duda, una decisión guiada por intereses políticos equivocados.


Ojo, cuando pasó la reforma de 2016 se decía dentro de la Semar, que les "regresaban" las capitanías, pero pareciera que no conocen la historia, pues en la Constitución de 1917 las capitanías estaban adscritas a los civiles. Después, debido a la Segunda Guerra Mundial, se militarizaron (como en todo el mundo), para posteriormente regresarse a los civiles; incluso, dentro de la OMI sólo en nueve países están militarizadas, y ¡sólo México, con EPN las volvió a militarizar!


Fuente : Comunidad Portuaria 
https://www.cportuaria.com.mx/noticia/19316/mostrar