Mantenerse a flote sin naufragar en el intento

17.02.2020

El año 2020 comenzó de manera vertiginosa dentro del sector del transporte marítimo a nivel mundial. Por un lado, la nueva regulación de la Organización Marítima Internacional (OMI) que obliga a las navieras a utilizar combustibles más sustentables y, por el otro, la reconfiguración de servicios en las alianzas operativas que han implementado en la última década.

Esta no es ni remotamente la primera vez que las transportistas tienen que navegar en aguas turbulentas. Desde la crisis internacional de 2008 han tenido que ingeniárselas para no zozobrar ante un panorama de bajo crecimiento en los envíos, caídas en el precio de los fletes y sobrecapacidad en los barcos que en la actualidad superan ya los 22 mil contenedores de 20 pies (TEU) de capacidad.

De acuerdo con la consultora Drewry las perspectivas para el transporte marítimo de contenedores son discretas para este año pese al acuerdo comercial recién alcanzado entre Estados Unidos y China. De hecho, pronostica que el transporte global de contenedores aumentará un 3.3% en 2020, después de un aumento del 2.3% el año pasado.

Sin embargo, observa el riesgo de nuevas políticas proteccionistas en el mercado de contenedores, sobre todo tras la amenaza de Estados Unidos de imponer aranceles a vehículos y autopartes europeos, que son un "importante negocio para la industria del transporte de contenedores".

Para 2020 Drewry prevé un crecimiento de la demanda más rápido que en 2019, un ligero aumento del exceso de capacidad, tarifas más altas (incluyendo los bunkers) y una pequeña reducción de los ya bajos beneficios anuales de las navieras.


Fuente : GrupoT21
https://t21.com.mx/maritimo/2020/02/14/mantenerse-flote-sin-naufragar-intento