Pandemia, congestión portuaria y duras condiciones laborales impulsaría la escasez de tripulantes

08.11.2021

La pandemia en primer lugar y luego la congestión portuaria han provocado una gran angustia entre las tripulaciones varadas en el mar. A los líderes de la industria les preocupa que la contratación para esa labor se vuelva mucho más difícil, reporta Bloomberg.

Las docenas de buques anclados en los puertos de Los Ángeles y Long Beach mantienen en peligro las cadenas de suministro globales y la temporada navideña, pero también amenaza la seguridad y el bienestar de la gente de mar, que en muchos casos no han tocado tierra en más de un año debido a las restricciones de la pandemia y la apremiante competencia de los buques por atracar en puertos obstruidos. Entre otros problemas, los marinos atrapados en los buques informan un deterioro de su salud mental y física, con acceso limitado a la atención médica, crecientes tensiones entre los miembros de la tripulación y fatiga que, según los grupos laborales, pone en peligro la seguridad marítima.

Pat Pettit, gerente general del Centro Internacional de Gente de Mar de Long Beach / Los Ángeles. Explica que lo que lo que otros llaman un problema de la cadena de suministro es, para ella, una crisis humanitaria. "Esto es mucho peor que todos los años que he estado aquí", señala. "No sabemos si se recuperarán", añade al referirse a los tripulantes.

Los 1,89 millones de marinos del mundo operan más de 74.000 buques mercantes, proporcionando transporte para aproximadamente el 90% del comercio mundial. Es un trabajo esencial, pero también solitario y peligroso que requiere meses en el mar, a menudo con poca capacidad para contactar con el hogar o tocar tierra. La pandemia empeoró mucho las condiciones y la gente de mar de todo el mundo ahora está reconsiderando su compromiso con esta labor. De hecho, durante meses, los líderes de la industria han advertido que la pandemia hará que sea más difícil para ellos contratar trabajadores en los próximos años. Como resultado, la cadena de suministro global pronto podría enfrentar un nuevo desafío más debilitante: una escasez crónica de mano de obra.

Una muy dura labor

Pese a su dura reputación, la profesión de marino nunca ha carecido de reclutas, en gran parte porque siguen existiendo países donde las malas perspectivas económicas a largo plazo hacen que el trabajo sea atractivo. Por ejemplo, en 2019, había casi 470.000 filipinos desplegados en buques mercantes en todo el mundo, aproximadamente un tercio del total mundial. El cálculo solía ser simple. A cambio de meses fuera de casa, las tripulaciones de los buques mercantes podrían ganar 10 veces más de lo que ganarían en su país.

La industria del transporte marítimo recibe mucho a cambio. Las largas jornadas son la norma, especialmente para la gente de mar de países de mercados emergentes. Un informe reciente de la industria descubrió que los marinos chinos asignados a graneleros, que transportan granos, carbón y otras cargas sin embalar, trabajaban una media de 15 horas al día, mientras que sus homólogos europeos dedicaban solo 10 horas.

No es solo la carga de trabajo lo que pasa factura. En los últimos años, varios estudios han vinculado factores inherentes al comercio marítimo, incluido el aislamiento, la falta de permisos en tierra, la nostalgia y los lugares de trabajo abusivos con problemas de salud mental. Un estudio de 2019 encontró que el 25% de los marinos que respondieron a una encuesta de salud tenían puntuaciones que indicaban depresión, una proporción que supera a la población general y laboral.

Proyectan escasez de tripulantes

En 2016, un informe de la industria advirtió que, sin mayores esfuerzos para contratar y retener a la gente de mar, la industria del transporte marítimo podría enfrentar una escasez de mano de obra para 2025. Para empeorar las cosas, se proyectaba que la escasez sería más aguda para los oficiales e ingenieros mecánicos, últimos que que tienen más probabilidades de tener opciones de carrera en tierra y que no requieren estar meses fuera de casa.

La pandemia hizo que la tarea de contratar y retener a la gente de mar fuera mucho más difícil. A medida que la pandemia se extendió a principios de 2020, los puertos de todo el mundo prohibieron el desembarco de la gente de mar. Una convención de las Naciones Unidas requiere que la gente de mar sirva un máximo de 11 meses en un buque antes de una pausa en tierra. En la práctica, la mayoría cumple de tres a seis meses. Debido al Covid, cientos de miles de marinos quedaron atrapados en sus buques sin perspectivas de marcharse, con informes de algunos marinos atrapados en el mar durante 17 meses.

Hasta ahora las campañas de vacunación centradas en la gente de mar han aliviado las condiciones en los últimos meses. Pero todavía hay decenas de miles de marinos trabajando meses después de sus contratos en los barcos, sin forma de desembarcar.

Una encuesta trimestral a fines del mes pasado encontró que el estado de ánimo general entre la gente de mar ha mejorado desde los mínimos históricos de principios de este año. Pero eso no borrará los recuerdos de los últimos dos años. La encuesta encontró que un número creciente de tripulantes estaba reconsiderando sus planes de carrera y contemplando una vida en tierra. "Es probable que haya una escasez creciente de gente de mar en los próximos años, y aparentemente hay poco o ningún mecanismo coherente para gestionar los problemas que se avecinan", concluyó el informe.


Fuente: Mundo Maritimo
https://www.mundomaritimo.cl/noticias/pandemia-congestion-portuaria-y-duras-condiciones-laborales-impulsaria-la-escasez-de-tripulantes