Rezago portuario

09.07.2021

Cuando se privatizaron las operaciones portuarias en México, a mediados de la década de los 90, los rezagos en infraestructura y equipamiento requerían una atención prioritaria, la cual se ha privilegiado desde entonces, dejando de lado avances tecnológicos que se han hecho evidentes, en unos puertos más que en otros.

Sólo durante el sexenio de Enrique Peña Nieto la política pública en materia portuaria se centró en incrementar la capacidad instalada de los recintos a través de la creación y modernización de infraestructura, de 280 millones de toneladas que se tenían en 2012, hasta 530 millones de toneladas en 2018.

Lo anterior consta en los Programas Institucionales de las Administraciones Portuarias Integrales 2020-2024, publicados en el Diario Oficial de la Federación en febrero de este año, donde 16 API federales reportan una capacidad instalada de 422.8 millones de toneladas, a lo que se suman los incrementos de puertos como Seybaplaya, Matamoros, Cayo Arcas, Isla del Carmen, entre otros, que forman parte de API estatales, pero desarrollados también en la administración anterior.

Desde la perspectiva de Octavio Arellano, consultor en desarrollo portuario, el énfasis en el desarrollo de infraestructura debe atenderse de una forma más específica, toda vez que existe capacidad de sobra en diversos puertos. Prueba de ello es que, a finales de 2017, por primera vez en la historia los puertos rebasaron la barrera de 300 millones de toneladas operadas, pero esa cifra no se ha vuelto a registrar y, aun así, son inferiores a la capacidad que se tiene.

Sin embargo, comenta que los avances tecnológicos no han ido a la par. De hecho, las consolidaciones de las comunidades portuarias apenas están en proceso, algunas incluso como Asociación Civil, pero distan de la implementación de herramientas como un Port Community System (PCS), o la apuesta por convertirse en Smart Ports, por mencionar ejemplos.


Fuente : GrupoT21
https://t21.com.mx/maritimo/2021/07/09/rezago-portuario