Riesgos emergentes desafían a la industria marítima

17.05.2022

El sector marítimo continuó con su tendencia de seguridad positiva a largo plazo durante el 2021; no obstante, la invasión de Ucrania por parte de Rusia, el creciente número de problemas costosos que involucran buques más grandes, la tripulación y los desafíos de congestión portuaria como resultado del auge del transporte marítimo, así como la gestión de objetivos desafiantes de descarbonización, significan desafíos a la industria marítima, indicó un estudio realizado por la aseguradora marítima Allianz Global Corporate & Specialty SE (AGCS).

La industria del transporte marítimo internacional es responsable del transporte de aproximadamente el 90% del comercio mundial, por lo que la seguridad de los buques es fundamental.

Las pérdidas totales están en mínimos históricos: alrededor de 50 a 75 por año durante los últimos cuatro años en comparación con más de 200 anuales en la década de 1990. Sin embargo, la trágica situación en Ucrania ha causado una interrupción generalizada en el Mar Negro y en otros lugares, lo que ha exacerbado los problemas actuales de la cadena de suministro, la congestión portuaria y la crisis de la tripulación causados ​​por la pandemia de COVID-19.

Al mismo tiempo, algunas de las respuestas de la industria al auge del transporte marítimo, como cambiar el uso o extender la vida útil de los buques, también levantan banderas de advertencia. Mientras tanto, el creciente número de problemas que plantean los grandes buques, como incendios, encalladuras y complejas operaciones de salvamento, siguen siendo un desafío para los armadores y sus tripulaciones.

Los análisis anuales del estudio AGCS informaron pérdidas y accidentes (incidentes) de envío de más de 100 toneladas brutas. Durante 2021, se informaron 54 pérdidas totales de embarcaciones a nivel mundial, en comparación con las 65 del año anterior. Esto representa una disminución del 57 % en 10 años (127 en 2012), mientras que a principios de la década de 1990 la flota mundial perdía más de 200 barcos al año. El total de pérdidas de 2021 se hace más impresionante por el hecho de que hay un estimado de 130,000 barcos en la flota mundial hoy, en comparación con unos 80,000 hace 30 años. Tal progreso refleja el mayor enfoque en las medidas de seguridad a lo largo del tiempo a través de programas de capacitación y seguridad, diseño mejorado de barcos, tecnología y regulación.

El informe indica que ha habido casi 900 pérdidas totales durante la última década. La región marítima del sur de China, Indochina, Indonesia y Filipinas es el principal punto crítico de pérdidas a nivel mundial, representando una de cada cinco pérdidas en 2021 y una de cada cuatro pérdidas durante la última década, impulsada por factores, incluidos los altos niveles de comercio, los puertos congestionados, las flotas más antiguas y el clima extremo. A nivel mundial, los buques de carga representan la mitad de los buques perdidos en el último año y el 40% en la última década. Los hundimientos (hundidos/sumergidos) fueron la causa principal de las pérdidas totales durante el año pasado, representando el 60%.

El mundo pospandemia trae nuevos desafíos de riesgo

La pandemia de COVID-19 resultó en pocas reclamaciones directas para el sector de seguros marítimos, el impacto posterior en el bienestar de la tripulación y el auge de la congestión del transporte marítimo y portuario plantean posibles problemas de seguridad. La demanda de tripulación es alta, pero muchos marinos calificados y experimentados están abandonando la industria. Se pronostica una grave escasez de oficiales dentro de cinco años.

Para aquellos que se quedan, la moral es baja debido a que las presiones comerciales, los deberes de cumplimiento y las cargas de trabajo son altas. Tal situación de trabajo es propensa a errores: el 75% de los incidentes de envío involucran errores humanos, según muestra el análisis de AGCS.

El repunte económico de los bloqueos de COVID-19 ha creado un momento de auge para el transporte marítimo, con aumentos récord en las tarifas de fletamentos y fletes. Si bien esto es positivo para las compañías navieras, las tarifas de flete más altas y la escasez de capacidad de los buques portacontenedores están tentando a algunos operadores a utilizar graneleros, o considerar convertir los buques cisterna para transportar contenedores. El uso de buques que no son portacontenedores para transportar contenedores plantea dudas sobre la estabilidad, las capacidades de extinción de incendios y la seguridad de la carga. Los graneleros no están diseñados para transportar contenedores, lo que podría afectar sus características de maniobra con mal tiempo, y es posible que la tripulación no pueda responder adecuadamente en un incidente.

Cuellos de botella y congestión portuaria

Las medidas de COVID-19 en China, un aumento en la demanda de los consumidores y la invasión de Ucrania han sido factores en la congestión portuaria sin precedentes en curso, que pone a las tripulaciones, los manipuladores de puertos y las instalaciones bajo una presión adicional.

La carga y descarga de buques es una operación especialmente arriesgada, en la que pequeños errores pueden tener grandes consecuencias. Los puertos de contenedores ocupados tienen poco espacio, mientras que la mano de obra experimentada requerida para manejar los contenedores adecuadamente es escasa. Agregue tiempos de respuesta rápidos y esto puede resultar en un entorno de mayor riesgo.

Cambio Climático: Problemas de Transición

Con el impulso cada vez mayor detrás de los esfuerzos internacionales para abordar el cambio climático, la industria del transporte marítimo está bajo una presión cada vez mayor para acelerar sus esfuerzos de sostenibilidad, señala el informe, dado que sus emisiones de gases de efecto invernadero crecieron alrededor del 10% entre 2012 y 2018.

La descarbonización requerirá grandes inversiones en tecnología verde y combustibles alternativos. Un número creciente de embarcaciones ya se está cambiando a gas natural licuado (GNL), mientras que se están desarrollando otros combustibles alternativos, como amoníaco, hidrógeno y metanol, así como barcos que funcionan con electricidad. La transición a combustibles alternativos probablemente traerá un mayor riesgo de reclamos por fallas en la maquinaria, entre otros riesgos, a medida que la nueva tecnología se establezca y las cuadrillas se adapten a los nuevos procedimientos.


Fuente: Leald Transporte Global 
https://leadtransporteglobal.mx/index.php/maritimo/35-puertos/549-riesgos-emergentes-desafian-a-la-industria-maritima